Namárië

Namárië
El viento agita el bambú,
Pero una vez que el viento pasa,
El bambú queda en silencio.
Los gansos acuatizan en el gélido estanque,
Pero una vez que los gansos emprenden el vuelo,
No hay reflejos.
Del mismo modo,
Una vez que el polvo rojo pasa,
La mente queda quieta.

_____________________________

Bienvenidxs al curso de Teorías Históricas de la Poética y la Retórica


Contacto: Claudia Pérez: oliviapz@gmail.com

Maite Vanesa Artasánchez: maitevanesa@gmail.com

__

Miércoles y viernes de 10 a 12.30hs.


Horario de consulta: jueves 15hs. en el Depto. de Teoría y Metodología Literarias, FHCE. Confirmar asistencia por mail.

______

16 ago. 2016

Canto de Poder

  A esa hora llegó Lúthien, y erguida sobre el puente que conducía a la isla de Sauron, cantó un canto que ningún muro de piedra podía detener. Beren la oyó y pensó que soñaba; pues arriba brillaban las estrellas y en los árboles cantaban los ruiseñores. Y como respuesta cantó un canto de desafío que él había compuesto en alabanza de las Siete Estrellas, la Hoz de los Valar que Varda había colgado sobre el Norte como signo de la caída de Morgoth. Luego las fuerzas le faltaron y se desmoronó en la oscuridad. Pero Lúthien oyó la voz que le había contestado y entonó entonces un canto de gran poder. Los lobos aullaron y la isla tembló. Sauron se encontraba en la alta torre envuelto en negros pensamientos; pero se sonrió al oír la voz, porque sabía que era la de la hija de Melian.(El Silmarillion, 104).




In that hour Lúthien came, and standing upon the bridge that led to Sauron's isle she sang a song that no walls of stone could hinder.  Beren heard, and he thought that he dreamed; for the stars shone above him, and in the trees nightingales were singing. And in answer he sang a song of challenge that he had made in praise of the Seven Stars, the Sickle of the Valar that Varda hung above the North as a sign for the fall of Morgoth. Then all strength left him and he fell down into darkness.
But Lúthien heard his answering voice, and she sang then a song of greater power. The wolves howled, and the isle trembled. Sauron stood in the high tower, wrapped in his black thought ;but he smiled hearing her voice, for he knew that it was the daughter of Melian. (The Silmarillion, 85)